Posts etiquetados ‘Chapa Ancha’

Chapa Naval argentina? (Otra vez…)

Publicado: noviembre 7, 2010 en Uncategorized
Etiquetas:,

Laminados Industriales, empresa subsidiaria del grupo italiano Beltrame, planea producir chapa ancha en Villa Constitución (Sta Fe) para comienzos del año 2011. Este insumo siderúrgico, imprescindible para la industria naval, se importa actualmente desde Brasil en su mayoría.
La industria argentina siempre importó la chapa ancha, por lo que dependía de la disponibilidad de divisas. Cuando la balanza comercial comenzaba a ser deficitaria, en un movimiento cíclico que los economistas llaman stop-go, la importación de chapa ancha se volvía cada vez más difícil. Para contrarrestar esta limitación, SOMISA contrató en 1975 a un consorcio japonés integrado por Mitsubishi Corporation, Ishikawajima-Harima Heavy Industries Co. Ltd., Mitsubishi Heavy Industries Co. Ltd. y Mitsubishi Electric Corporation para construir y montar, en un plazo de tres años, un laminador de chapa ancha (capaz de laminar 500.000 toneladas anuales) y un segundo laminador de chapas en caliente para alimentarlo. Este contrato se enmarcaba en el Plan de Expansión 4 Millones de toneladas, que pretendía abastecer la totalidad de la demanda interna de aceros planos y complementar la de no planos. Los laminadores fueron recibidos a fines de 1976, pero su montaje se paralizó a fines de 1977. La crisis económica mundial de aquellos años privó a Somisa no sólo de financiamiento sino también de demanda interna. A la luz del nuevo escenario industrial, el Plan 4 Millones fue revisado y modificado en diversas oportunidades hasta disolverse en modestos planes de modernización de mediados de los ochenta. El laminador nunca se instaló.
En distintas oportunidades, los mismos militares y el posterior gobierno radical habrían de anunciar la reactivación del montaje del laminador de chapa ancha. Todo un símbolo de soberanía por lo que representa para la industria naval argentina. Sin embargo los anuncios nunca pasaron de “estudios preliminares” e “ingeniería básica” para el montaje, por lo que el tren laminador durmió embalado en el depósito hasta la privatización de SOMISA. La última referencia corresponde al proyecto del interventor Hugo Franco, quien había prometido en 1989 montar definitivamente el tren de chapa ancha. Como los anterioreds, este anuncio tampoco tuvo mayores consecuencias. El gobierno menemista intentó subastarlo en el proceso privatizador, sin encontrar compradores; finalmente fue vendido por Techint, el grupo económico que adquirió Somisa.
Durante casi veinte años la industria argentina importó chapa ancha a pesar de tener un laminador propio a la espera de su instalación. Después de vendido, ese mismo laminador, instalado en Brasil, produjo la misma chapa ancha que se siguió importando.
Treinta y cinco años después de la compra de aquellos laminadores japoneses, pareciera que va a producirse chapa ancha por primera vez en Argentina.

Anuncios